in

Vehículos y medio ambiente: cómo circular contaminando menos

El coche es el vehículo más utilizado a nivel mundial. Es más, si nos remontamos años atrás podemos encontrar que, en 1970, en España había poco más de dos millones de turismos. Sin embargo, entre 1970 y 2017, el número de turismos en España ha crecido hasta el punto de multiplicarse por diez. Esto, lógicamente, tiene su impacto en el medio ambiente.

Además de aumentar el número de vehículos, también ha aumentando la potencia de los mismos. Esto quiere decir que, antiguamente un vehículo tenía una potencia de 60kW (80 caballos) en 1990, cuando en la actualidad tienen alrededor de los 120 caballos. Además, los coches grandes necesitan una mayor potencia para funcionar, por lo que necesitan más combustible y emiten más CO2 tóxico.

Las nuevas normas de la UE han obligado a limitar la emisión de CO2 de los vehículos. Frente a esta situación, y como manera de adaptarse a la nueva situación, cada vez es más común la venta de coches eléctricos, híbridos o coches que se mueven con gas.

GLP, autogas: la alternativa más utilizada frente a los carburantes

Frente a la contaminación provocada por los motores diésel o gasolina, han surgido diferentes alternativas, mucho menos contaminantes, y por tanto más respetuosas con el medio ambiente. Encontramos, por ejemplo, los coches eléctricos. Sin embargo, estos necesitan enchufarse para ser recargados, lo que supone todavía hoy un pequeño problema frente a otras alternativas más fáciles, como el autogas.

El autogas o GLP es un tipo de combustible que surge como mezcla de butano y propano. Este tipo de carburante deja una menor huella de carbono en el medio ambiente, por lo que es mucho más respetuoso emitiendo menos gases contaminantes que los combustibles convencionales.

Además, una de las ventajas que ofrece es que se puede transformar prácticamente cualquier motor a GLP. Se puede repostar en las gasolineras y, además, obtienes la etiqueta ECO para tu vehículo. Por ello, muchas empresas han decidido transformar sus flotas de vehículos a GLP. Puedes ampliar información en esta página.

Las autoridades cada vez se están poniendo más serias en cuanto a la contaminación. Madrid es la ciudad con más contaminación de España debido, principalmente, al alto volumen de tráfico que tiene. Por ello, apostar por sistemas más sostenibles es la mejor forma de reducir la contaminación. Además, al hacerlo, obtenemos además ciertos beneficios, como es el ahorro económico o alargar la vida del motor. Si necesitas más información acerca de los beneficios que existen en el glp, echa un vistazo a este artículo.

Apostar por tecnologías más limpias de combustible contribuye a reducir nuestra huella en el medio ambiente.

Reportar

¿Te gusta esta publicación?

Deja una respuesta

Loading…

0

Suelos de madera: ¿Cuál elijo?

Ideas para hacer deporte en casa

Ideas para hacer deporte en casa