in

Sobre el precio de los videojuegos de nueva generación

Todos los que estamos en el mundillo hemos sabido que la próxima entrega de la saga de baloncesto de 2K Games, «NBA 2K21», llegará con un precio superior a la próxima generación de consolas, pero si bien se trata de un aumento no muy grande (5 euros), lo que ha llamado la atención es que es muy posible que otras compañías sigan este camino y lancen sus juegos al mismo precio o incluso mayor, por lo que casi podemos asegurar que de inicio, y no ya solo por el precio de las máquinas, jugar a lo nuevo va a salir más caro.

No obstante, y como suele pasar con cualquier otro asunto digamos espinoso, nunca se nos dice toda la verdad. Es cierto que los costes de desarrollar un videojuego actual se han disparado en los últimos años, especialmente si hablamos de grandes producciones y ello justificaría, a ojos de la industria, la subida de precios de sus productos. Ahora bien, dicen esto pero no hablan de los contenidos adicionales que, en muchos casos, llegan no solo a cubrir los gastos de desarrollo sino que producen buenos beneficios de modo que esa supuesta subida de precio en los juegos perdería dicha justificación, a no ser que hablemos de no lanzar contenido adicional alguno a posteriori…

Pero no hace falta pensar mucho para darse cuenta de que su verdadera intención es ir por ambos caminos. Es decir, aumentar el precio de los juegos de manera paulatina pero constante para arañar todo lo posible hasta el momento de las rebajas pero, al mismo tiempo, mantener las fuentes alternativas ya aceptadas por la comunidad desde hace mucho en forma de DLCs sueltos o «pases de temporada». El tiempo dirá si esta previsión se cumple o no pero, teniendo en cuenta los precedentes, yo apostaría a que quienes tiran de novedades de salida se van a tener que ir acostumbrando a ver estas cada vez más caras. 

Por el momento poco más se puede decir al respecto. Huelga decir, sin embargo, que aquellos que compramos tiempo después porque esperamos ofertas o a la segunda mano no vamos a tener en principio ningún problema para continuar con ese hábito de consumo, que no es el que más les gustaría a las compañías pero es el que van a recibir, al menos por nuestra parte. Y es que somos nosotros, los usuarios, quienes como siempre tenemos la última palabra pues somos los que, al pagar, estamos aceptando las reglas que nos quieren imponer. Basta entonces con no pasar por el aro, aunque ello suponga realizar algunos sacrificios, para que cierta políticas de empresa cambien si es que quieren seguir adelante…

Reportar

¿Te gusta esta publicación?

Deja una respuesta

Loading…

0
tarta de manzana

Tarta de manzana – receta muy fácil de hacer y muy rica

efemérides del 5 de Julio

Efemérides del 5 de Julio. Tal día como hoy… ¿Qué pasó?