in

¿Cómo presentar a gatos y perros?

Los gatos y perros no son buenos amigos por naturaleza, pero pueden llegar a serlo. Ambos son mascotas muy amistosas, y con un poco de paciencia, amor y constancia; se puede lograr la mejor convivencia.

Muchas familias tienen un gato o un perro en casa y deciden incluir a otro miembro; pero siempre se preguntan con temor: ¿Se llevarán bien? ¿Cómo presentarlos? ¡No te preocupes, no es nada complicado!

Pasos para iniciar la presentación entre un gato y un perro

Lo más seguro es que, desde el primer encuentro, exista un rechazo entre ambos. Y por eso es importante entender que son mascotas territoriales. El nuevo integrante será considerado un intruso desde el primer momento. Por eso, presentarlos poco a poco, sin forzar su amistad, hará que todo fluya de la mejor manera posible.

Mucha paciencia:

Antes de hacer la presentación, es importante tener mucha paciencia, sobre todo si la convivencia feliz entre ambas mascotas demora más de lo que se espera. El primer encuentro no es tan fácil. Algunas veces pasan semanas para lograr que sean amigos, pero en otros no tanto. Entonces, es mejor estar preparados.

Ejercicio y juego:

Si el perro es la mascota actual de la casa, es recomendable sacarlo a caminar para ejercitarse un poco. La idea es que el perro se canse y drene su energía antes de conocer al gato.

Si el gato es la mascota actual, se puede jugar para cansarlo un poco también. Así será más fácil lograr en ambos un mejor comportamiento al recibir a su nuevo compañero.

Espacio para la nueva mascota:

Es importante prepararle el espacio que ocupará la nueva mascota en la casa. Eso debe hacerse antes de la presentación. El objetivo es que la nueva mascota se sienta bien, cómodo y seguro, en su nuevo hogar. ofrécele su propio espacio con comedero, bebedero, cama y juguetes, ayudará mucho.

A puerta cerrada:

Cuando la nueva mascota llega a casa, es recomendable colocarla en un cuarto separado de la otra mascota. Aunque no se vean, se van a poder oler por debajo de la puerta. En ese momento es importante observar cómo reacciona la mascota actual ante la presencia de un gato o un perro nuevo, según sea el caso.

Antes de abrir la puerta, el perro o el gato debe estar tranquilo. De no ser así, es mejor esperar un poco para que puedan acercarse.

Conociendo la casa:

Es importante dejar que el nuevo miembro recorra la casa. Esto mientras la otra mascota aún permanece en una habitación solo. De esta manera, la nueva mascota podrá familiarizarse un poco con el espacio y su nuevo hogar.

Tranquilidad:

Antes de que se vean frente a frente, ambos tienen que estar totalmente calmados. Si hay un poco de tensión, es necesario jugar con el gato o sacarlos a caminar por separado para que estén más tranquilos; y evitar algún posible accidente o enfrentamiento. El gato podría asustarse y salir corriendo, y el perro detrás de él.

Momento de verse:

Cuando ambos están tranquilos, es momento de hacer la presentación formal, cara a cara. Por supuesto, debe hacerse de manera segura para ambos animales, y para la familia. La idea es que se acepten y no ocurra alguna pelea.

Para que ese momento sea de la mejor manera, se puede:

  • Mantener al perro con su collar y correa, será más fácil controlarlo si es necesario.
  • El gato puede estar dentro de una porta gatos, para que no se ponga muy nervioso.

Una vez que ambos se ven y están tranquilos, se pueden soltar. Primero se puede soltar al perro para que se acerque al gato. Después, se debe observar la reacción del gato en ese momento, y luego hacer lo mismo. La idea es que poco a poco sientan confianza uno con el otro.

Puede que este paso demore más de lo que se quiere. Si es así, se debe repetir de nuevo en otro momento. Mientras tanto, lo mejor es mantenerlos en habitaciones distintas, para luego ir propiciando el encuentro positivo y amigable cada día, hasta lograrlo.

No se deben obligar a nada. Todo con calma y con mucha paciencia.

Tratarlos de la misma manera

El momento más esperado por toda la familia es lograr la buena convivencia entre ambas mascotas. Sin embargo, para mantener esa perfecta armonía, es importante que pongas de tu parte. Tratarlos por igual hará que se mantenga esa estabilidad. No debe existir preferencia ni tratos especiales. Ambos se deben sentir queridos de la misma manera. Es lo justo.

¿Qué pasa si el gato actúa agresivamente cuando conoce al perro?

La agresividad en el gato al momento de conocer a un perro, puede ser una reacción muy normal. Al ver y oler al perro, el gato puede quedarse inmóvil o salir corriendo a esconderse; pero puede ocurrir que se enfrente al perro y se ponga agresivo. Ante esta situación, lo recomendable es no obligarlo a acercarse, para evitar que el perro haga algún movimiento que asuste al gato.

El gato poco a poco sentirá que el perro no quiere hacerle daño, y eso despertará su curiosidad para acercarse. El gato debe sentir confianza.

Todo cambiará cuando ambas mascotas sientan confianza. Tanto el perro como el gato pueden llegar a ser los mejores amigos del mundo.

Post realizado por Fernanda de Brazao de Gatoshops.top

Reportar

¿Te gusta esta publicación?

Deja una respuesta

Loading…

0

Acertijo – ejercita tu mente

3 Apps que debes tener en tu Smartphone en 2021